domingo, 22 de octubre de 2017

Montpellier


Construido en los años 80, el barrio de Antigone en Montpellier, construido en el lugar de un antiguo terreno militar, es una calle peatonal de un kilómetro de largo destinada a unir el casco antiguo con el río Lez, que desemboca en el Mediterráneo a 8 km.
El diseño del arquitecto Ricardo Bofill ha querido rendir homenaje a la Antigüedad, con una pronunciada tendencia por la simetría y los ejes, así como por el juego de perspectivas y la combinación de planos circulares y cuadrados. Estos espacios sugieren un retorno a los orígenes de la tradición cultural y arquitectónica del Mediterráneo. El tamaño de sus plazas está definido por las leyes geométricas de la proporción y la armonía, y en función del número de viviendas previsto. De hecho, es la proporción áurea la que determina aquí la relación entre los planos horizontales y los elementos escultóricos

Montpellier es una ciudad muy joven en comparación con otras grandes ciudades de la región como Nimes, Narbona, Bézierso Carcasona que fueron creadas en su mayor parte en la época romana. Montpellier fue fundada en el siglo VIII. Durante la Edad Media, la vecina ciudad de Magalona era la ciudad principal de la zona, pero los frecuentes ataques piratas favorecieron un asentamiento más interior. Hasta el siglo X no adquirió cierta importancia, cuando se convirtió en un centro comercial para los condes de Tolosa. Entre 975 y 1349 fue la capital del señorío de Montpellier, primero bajo la dinastía de los Guillermos (Guilhem en occitano), y posteriormente de la Corona de Aragón.
Montpellier pasó a formar parte de la Corona de Aragón tras la boda de Pedro II de Aragón con María de Montpellier en 1204, cuyo hijo, Jaime, nació en la ciudad en 1208. Tras la muerte de Jaime I, el Señorío de Montpellier pasó a formar parte del Reino de Mallorca, hasta que en 1349, Jaime III de Mallorca lo vendió junto a sus otras posesiones en Occitania al rey francés Felipe VI para recaudar fondos en su guerra contra Pedro IV de Aragón, momento en el que pasó definitivamente a la corona francesa. 
Médicos judíos crearon la Escuela de Medicina a principios del siglo XIII. La Universidad fue creada el 26 de octubre de 1289. La sede del obispado de Magalona fue trasladada en el año 1536 a Montpellier.
Durante la época de la Reforma protestante, muchos de sus habitantes eran hugonotes, nombre con el que se conocía en Francia a los calvinistas. La ciudad fue un feudo de la resistencia protestante frente a la corona francesa, de tendencia católica. En 1622, el rey Luis XIII de Francia tomó la ciudad tras un asedio de veinte meses.
Durante el siglo XIX, la ciudad se desarrolló industrialmente convirtiéndose en un importante centro de la región.
En esta capital de región tuvo lugar la llamada Entrevista de Montpellier, entre los generales Francisco Franco y Philippe Pétain, presidente de la Francia de Vichy, el primero estaba de paso por la ciudad ya que se incluía en la ruta de regreso del tren tras la Entrevista de Bordighera con Mussolini.​
La ciudad fue bombardeada varias veces durante la Segunda Guerra Mundial.








Plaza de la Comedia


En otro tiempo llamada plaza del huevo por su forma oval, constituye uno de los espacios peatonales más amplios de Europa, dominado por la ópera Comedie. En el centro, se encuentra orgullosamente " les 3 grâces ", estatua-fuente creada en 1773.